1. ALGUNAS NORMAS DE CORTESÍA EN EL COLEGIO

https://laternura.wordpress.com/2009/03/12/algunas-normas-elementales-de-cortesia-y-educacion/

Traigo hoy estas, a pedido de ciertas madres amigas, una proposición interesante que podemos compartir: esta pequeña recopilación de preceptos que permiten una convivencia más civilizada en un grupo humano.

• Saludar siempre, aunque no obtengamos respuesta. Nosotros somos los educados, allá quien no lo sea: ése es quien queda mal. Es lindo desearles buenos días (así en plural, que es como se dice en español) a los conocidos, compañeros y amigos.

• Ser agradecido. Esto es algo que está en desuso. No solo dar las gracias siempre, sino tratar de devolver los favores en la misma medida. Esperar la oportunidad para hacerlo, no provocar situaciones forzadas que pongan en entredicho a la otra persona.

• Pedir las cosas por favor, no quitar, arrebatar o tomar sin permiso.

• No interrumpir conversaciones, salvo que sea un asunto urgente; entonces disculparnos antes de intervenir y preguntar si se puede lograr la atención en ese momento.

• Tocar antes de entrar en las habitaciones, estén abiertas o cerradas, y aún sabiendo quién o quiénes están dentro. Esperar el permiso para entrar, no hacerlo de inmediato.

• Quitar la etiqueta del precio de los objetos comprados para regalos. Es una falta de delicadeza mostrar a la otra persona cuánto nos hemos gastado en su alegría.

• Comer con la boca cerrada y masticar sin hacer ruidos. Esto es también una medida higiénico-sanitaria pues se evita la entrada excesiva de aire al tracto digestivo, lo que luego nos evitará molestos gases.

• No llamar por teléfono ni visitar antes de las 9 de la mañana ni después de las 9 de la noche, sobre todo si hay ancianos, enfermos o niños pequeños.

• Ofrecer el asiento del ómnibus a todo aquel anciano, mujer (embarazada o no), enfermo, impedido físico o niño que veamos, aunque dicho asiento no esté marcado con la señal roja. Cualquier asiento brinda seguridad y protección a los más débiles, y demuestra que quien lo ofrece es una persona cortés, humanitaria y civilizada.

• Sonreír y mostrar amabilidad a todos, aunque no nos sintamos bien de ánimo. Es probable que la causa de nuestra molestia no esté en las personas que nos rodean, y por ello no van a pagar esa culpa. Como bien dice Martí: “Es deber humano causar placer en vez de pena”.

• La ironía para con los amigos puede ser motivo de enormes heridas, y demuestra falta de tacto hacia sus problemas.

• Saber elegir a nuestros amigos por sus condiciones humanas, educación, buenos sentimientos y sobre todo por su reciprocidad para con nosotros; más que por su belleza o atractivo físico, dotes de líder (poder) o solvencia económica.

• No gritar ni ofender durante las discusiones. Pensar ante todo, que es más bien ilógico que todos tengamos el mismo punto de vista, y sobre esta base, exponer y contrastar nuestra posición con la de otros, no contra la de otros.

• No exigirle a otra persona más de lo que puede entregarnos. Ser realistas, no hacernos ilusiones vanas ni cobrar venganza por nuestra equivocación.

• Pedir perdón de inmediato al reconocer nuestro error; ser responsable de nuestros actos hacia los demás. No somos perfectos.

• No hacer mofa o burla de otros por ninguna causa, mucho menos a raíz de sus dificultades o incapacidades. Al contrario, darle todo nuestro apoyo, en la medida de nuestras posibilidades.

• No avasallar a nadie, pero tampoco subvalorarnos. Son diferentes la superioridad y la autoestima, así como la humillación y la humildad.

 

.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s